¿Tienes un pequeño bulto en el cuello o en otra parte del cuerpo? ¿Qué significan?

Los bultos en el cuello y en otras partes del cuerpo, son generalmente normales. Sin embargo al mismo tiempo, pueden causar preocupación, especialmente cuando no sabemos bien lo que son o por qué han aparecido de repente. No todos los bultos son normales, pero la mayoría de ellos son relativamente inofensivos.

Uno de los que es inofensivo es un bulto que aparece de repente en la parte posterior del cuello, en la espalda o detrás de la oreja. Éste es un tipo de quistes llamado quistes epidermoides, que difieren de la variedad sebácea. Usualmente este tipo de bultos no pican, no duelen, no molestan, ni siquiera se sienten.

Aunque los quistes epidermoides no necesitan tratamiento, la mayoría de las personas que los desarrollan probablemente deseen eliminarlos, ya que suelen generar una molestia estética y pueden conducir a una infección.

Una de las razones que puede explicar la formación de un bulto cerca de la oreja es una inflamación de los ganglios linfáticos, que son los responsables de defender al organismo ante la presencia de microorganismos o sustancias perjudiciales. Cuando hay una infección bacteriana o viral, los ganglios se hinchan, y como tenemos ganglios detrás de las orejas es normal que al hincharse se sientan como una especie de protuberancia.

Además de las infecciones causadas por bacterias o virus, los ganglios que están ubicados detrás de las orejas también reaccionan ante el daño ocasionado por alguna lesión en el cuello, inflamándose. En cualquier caso, lo mejor es evitar tocarlos constantemente, ya que eso solo alargará el período de recuperación. Los ganglios se deshincharán solos después de algunos días o semanas.