Su bebé enfermaba cada día más, hasta que vio su nariz y descubrió el horroroso motivo

La noche anterior Meghan había encendido unas velas perfumadas, que dejó 6 horas puestas. Cuando fue a mirar el paquete, Meghan lo entendió todo: en una minúscula advertencia, el fabricante decía que las velas solo debían usarse durante 3 horas como máximo. Al dejarlas más tiempo, las velas habían producido hollín.

Por inofensivo que parezca el hollín, lo cierto es que aspirarlo está comprobado que puede provocar enfermedades coronarias hereditarias, asma, bronquitis y otros problemas respiratorios. Por ejemplo, en EEUU provoca 20.000 muertes prematuras al año. Aspirar hollín causa además 300.000 ataques de asma al año, todos estos datos según el organismo especializado en salud Cashins.