¿Por qué las mujeres guardamos tantas cosas en la cartera?

Siempre me pregunté si el tamaño de la cartera de las mujeres es directamente proporcional a todo lo que necesitamos guardar o si simplemente guardamos todo lo que puede caber en la cartera. Porque hay una diferencia entre tener que llevar ciertos productos a llevarlos sólo por si acaso; esto último es lo que me parece que muchas veces ocurre.

¿Una cartera para cada ocasión?

Las mujeres tenemos carteras de diferentes tamaños y colores. ¡Es que todas son necesarias! ¿O no? Una para ir a trabajar, otra para salir a una cita, otra para ir a la playa, otra para un día de campo, otra para viajar en avión, otra para ir de fiesta, otra para que convine con… Ya casi que me pierdo en la cuenta.

¿Será que las mujeres tenemos tantas carteras porque según a dónde vayamos serán las cosas que necesitaremos? Puede ser, pero las mujeres siempre nos las ingeniamos para meter todo de forma meticulosa, hasta somos capaces de comprar perfumes en envase chico, cepillos para el pelo que se pliegan, espejos pequeños, brochas de maquillaje retráctiles… cuanto más chiquito y diminuto es mejor para que entre en la cartera.