El selfie viral de una parturienta mientras los médicos atienden a su marido desmayado

Hay imágenes que, por su impacto, no pierden su vigencia y periódicamente vuelven a aparecer por las redes sociales viralizándose. Es el caso de una fotografía que se hizo viral en 2019, pero que tras publicarse en una cuenta de Instagram ha vuelto a correr como la pólvora entre los usuarios de las redes sociales.

Se trata de una mujer que se encuentra en un quirófano para dar a luz. Estaba acompañada de su marido, pero como se puede ver en la instantánea, quien ha sucumbido a la impresión del momento es el hombre, mientras la parturienta muestra una sonrisa de oreja a oreja e, incluso, se permite el lujo de hacer un selfie con su marido desmayado.

Los médicos tuvieron que dejar de atender a la mujer en el parto, ya que todo había salido bien, para centrarse en su marido, que había perdido la consciencia. Una muestra más de la fortaleza del género femenino, que saca fuerzas de flaqueza en los momentos más increíbles para sobreponerse a todas las adversidades.

Una foto reviral

La imagen se ha vuelto viral estos días después de ser publicada por la cuenta de Instagram @worthfeed, que cuenta con más de 120.000 seguidores. Sin embargo, se viralizó el año pasado por otra red social, Reddit, cuyos usuarios también sucumbieron a la sonrisa de la mamá y al desmayo del papá.

En la fotografía se ve cómo una de las mujeres que atiende al marido lleva en sus brazos al bebé recién nacido

Tal y como publica el Daily Mail, la mujer acababa de dar a luz por cesárea, pero las tres personas que la atendieron tuvieron que abandonarla por un momento para irse a cuidar de su pareja. Incluso se puede ver como una de las mujeres vestidas de verde tiene en brazos al bebé que acababa de nacer.

Las respuestas de los usuarios se cuentan por cientos y se dividen entre quienes sienten lástima por el marido y los que ponen en valor la fuerza de la madre, capaz de hacerse un selfie en un momento como ése. Una imagen viral que ha recorrido el mundo en pocas horas, consiguiendo sacar una sonrisa a miles de personas.