20 Alimentos populares que se crearon de forma tan accidental como sorprendente

8. Nachos

Se cuenta que Ignacio ‘Nacho’ Anaya García, estaba trabajando en la cocina en Piedras Negras (estado de Coahuila, México) cuando un puñado de esposas de militares estadounidenses de una base cercana pasó por el restaurante por un bocadillo. Como no veía al chef por ningún lado, preparó unas tortillas cubiertas con queso y jalapeños y lo llamó “Nachos especiales”. Ese resultado gustó tanto que empezó a correrse la voz acabando convirtiéndose en un plato muy demandado. Tanto, que finalmente Nacho terminó abriendo su propio restaurante, con mucho éxito.

9. Patatas fritas (Chips)

¡Gracias Sudamérica por las patatas! Pero si no fuera por el chef George Crum, un chef que en 1853 decidió dar salida a su excedente de patatas por miedo a que se pusieran malas, no estaríamos comiendo hoy en día nuestras queridas patatas fritas crujientes. Crum decidió freír demasiado las patatas en rodajas muy finas quedando extremadamente crujientes, y las dio a probar con el inesperado resultado de que gustaron mucho, el producto triunfó y corrió como la pólvora. Esto terminó animando al cocinero a abrir su propio restaurante.

10. Salsa Perrins

La historia de esta famosa salsa, muy usada como condimento, habla de que fue hecha por primera vez por los químicos John Wheeler Lea y William Perrins a petición del gobernador de Bengala, basándose en una receta traída de Asia. Hicieron dos lotes ya que estaban bastante desconcertados por el alboroto sobre la salsa, ¡pero no les gustó! Al igual que casi todo lo no deseado, lo guardaron, solo lo volvieron a probar un tiempo después y sintieron instantáneamente el potencial de un nuevo alimento, que salió a la venta en 1837. Sin embargo, hasta el día de hoy, la receta original no se ha utilizado y no ha sido revelada y sigue siendo un secreto.